Las hipotecas variables destronan a las fijas – La Vanguardia